Geocooling

  • Free cooling

Solución ideal para refrigerar edificios a bajo coste

La geotermia es el único sistema que permite la llamada refrigeración pasiva o geocooling. Las sondas verticales son la solución más efectiva de todas las aplicaciones posibles para este modo de funcionamiento.

Un requisito para ello es el uso de un sistema de refrigeración radiante.

El modo de funcionamiento en refrigeración pasiva ofrece diversas ventajas para el usuario y el medio ambiente:

  • Mayor confort en la vivienda o edificio gracias a un ambiente interior agradable en las habitaciones
  • Mejora del coeficiente de prestación estacional del conjunto del sistema mediante la regeneración del suelo
  • Coste de inversión adicional mínimo, ínfimos costes operativos
  • Ahorro de recursos
  • Sostenible con el medio ambiente, sin emisiones.

Debido a la mejora del aislamiento en los nuevos edificios, las necesidades de calefacción y refrigeración se reducen. Antes el diseño se centraba en la calefacción, mientras que ahora se ha trasladado a la refrigeración debido a la mayor demanda de bienestar. Los edificios modernos tienden cada vez más a calentarse en exceso en los periodos más cálidos del año. Para actuar eficazmente contra esto se toman cada vez mejores medidas pasivas. Para conseguir una temperatura operativa en las estancias interiores (temperatura de bienestar) de 26 °C se utilizan las temperaturas más frescas almacenadas en la tierra, que se transfieren al edificio a través de un sistema radiante.

Descargando el calor sobrante del edificio en la tierra, ésta se regenera activamente, es decir, se vuelve a calentar. En los edificios donde se ha extraido más calor del suelo en invierno del que se repone en verano, no se puede considerar un problema, ya que durante la transición del periodo de calefacción al de refrigeración suele transcurrir el tiempo suficiente para la regeneración pasiva o natural. La regeneración activa contribuye a mejorar aún más este fenómeno.

La inversión adicional para tener un sistema geotérmico con refrigeración radiante activa y pasiva es mínima. El control de las condiciones de condensación y el cambio de modo calefacción a modo refrigeración pueden estar controlados por sistemas reguladores automáticos, como el sistema Radio Control System Uponor. Únicamente se necesitan instalar, como elementos adicionales, los sensores de humedad. En el caso de la refrigeración pasiva, sólo están en funcionamiento la bomba de circulación de brine al terreno y la bomba de circulación del emisor radiante. Por tanto el compresor de la bomba de calor no arranca y los costes se limitan al pequeño consumo eléctrico de las bombas de circulación.

Cerrar